No me gustan los encasillamientos...

No me gustan los encasillamientos y la identificación a ultranza con un género literario específico y creo que el escritor tiene que seguir los dictados de la mente y el corazón. Sumergirme en la escritura de un ensayo, deleitarme escribiendo un poema, o pergeñar un cuento me pueden producir tanto placer como el relato minucioso de un viaje inolvidable.

La importancia de estudiar

 

Siempre he tenido el convencimiento que un artista marcial debe formarse en un plano que excediera lo estrictamente físico, pues en realidad si uno entrena a conciencia en pos de lograr el dominio técnico y la comprensión de los porqué de cada movimiento, así como los efectos sobre el propio cuerpo o sobre el de otra persona, pronto cae en la conclusión que es necesario estudiar, además de transpirar.

Leer más...

Lamento por mi querido País.

   Un lamento por Argentina, ya pasadas las Elecciones Primarias del mes de agosto de 2011. Es para ponerse muy triste, no por el resultado en sí mismo, sino por todo lo que significa. Y quienes no comulgamos con el promedio del 50% que votó al actual Gobierno Nacional encabezado por Cristina Fernández, estamos, como decía Borges, absolutamente “unidos por el espanto”. Y qué otra cosa nos queda, sino ser protagonistas de una realidad social cuya pobreza de valores y principios, está, quizás, en los niveles más bajo que uno pueda recordar.

  Me resulta en extremo difícil no sucumbir a la necesidad de adjetivar situaciones o discursos representativos de los innobles que nos gobiernan desde el Poder Ejecutivo Nacional y las provincias, viles e insoportables como un yugo, con el agravante que por lo menos por ahora, parece poco probable lograr un cambio.

   

Leer más...

¡VIVIR EN USHUAIA! (Publicado en El Diario del Fin del Mundo: 20-07-2006)

Isla, montañas y mar, mal clima, una sola ruta terrestre y una inestable vía aérea como salida, no son poca presión para la sociedad que habita la ciudad más austral del mundo. Sin embargo no es la única cuestión.

La condición de insularidad no es patrimonio de los fueguinos. El clima tampoco es el peor de todos y hay sobrados ejemplos de geografías más adversas. No obstante, y particularmente quienes vivimos en Ushuaia, tenemos una sensación de encierro que unas veces más y otras menos, nos asalta en algún momento del año. Es la misma sensación que experimenta quien vive en un departamento de un ambiente en contraposición con quien lo hace en una casa con terreno. El hábitat cotidiano finalmente actúa como disparador de una actitud psicológica determinada que genera un perfil particular en cada individuo. Cada uno, consciente o inconscientemente se comporta según las presiones que el medio donde vive, ejerce sobre él.

Leer más...

Suscribir al Boletin

Ultimos Tweets

Usuarios en Linea

Hay 47 invitados y ningún miembro en línea