Etapas

Etapas

     Se dice que hay varias etapas en la vida de una persona, pero hay cuatro básicas y primitivas, y los seres humanos solemos pasar de una a otra como resultado del cambio en las circunstancias y eventos que jalonan nuestra existencia.

     El nivel más bajo es el “tormento”, que implica el sufrimiento físico extremo y la angustia mental. Luego, la “insatisfacción”, un etapa en la cual la persona tiene un permanente estado de insatisfacción de sus anhelos y deseos. En un nivel más alto está la “impulsividad”, una condición que nos lleva a merced del capricho y antojo de nuestras emociones. La última de las etapas básicas es la “intolerancia”, en la cual la persona ya no reacciona simplemente frente a las condiciones externas sino que intenta obtener el control de tales circunstancias.

     Estas cuatro etapas primitivas son un claro camino hacia la autodestrucción. La preocupación, el estrés, la ira y la frustración de vivir en tales condiciones abren las puertas a las enfermedades más serias y responsables de acortar nuestras vidas, como son el cáncer y los ataques cardíacos.

     Frente a esta realidad, la puerta de salida radica en tomar una ferrea decisión a conciencia para quebrar ese círculo autodestructivo, que permita cambiar nuestras propias circunstancias y decisiones. Desde luego que el primer paso va más allá de una simple decisión, ya que es necesario contar con dos herramientas fundamentales, la paciencia y la perseverancia.

Un auténtico maestro

Un concepto bastante común y extendido dice que la maestría viene con los años, pues estos aportan experiencia y madurez. Si bien el concepto tiene algo de cierto, es necesario advertir que el solo paso del tiempo no convierte a nadie en maestro. No importa el camino, la profesión, la actividad, sería injusto y poco meritorio reducir las virtudes propias de un maestro al producto del paso de los años. En la maestría se entretejen otros factores: mucha práctica, sentido común, armonía espiritual, conocimientos técnicos profundos sobre la actividad que cada uno desarrolla, fundamentos teóricos sólidos, humor, postura filosófica adecuada y la experiencia que da la vida cuando se vive a conciencia. Es esto último lo que trae aparejada la madurez con sabiduría, que de otra forma no aparece. No es extraño hallar personas mayores inmaduras o personas jóvenes con una madurez sorprendente, y esto es porque lo que sirve para madurar no es sólo cuánto se vive, sino y sobre todo cómo se vive. Siguiendo estas pautas, entonces si, cuanto más longevo mas sabio y por tanto probablemente al final un verdadero maestro.

El combate Supremo

       Actuar bien o actuar mal depende de cada uno, no debemos  hallar excusas para justificar nuestros procederes. Es bien sabido que arrastramos nuestras miserias por la vida y efectuar la auto depuración es tarea común a todos los humanos.

       Sin tener una visión maniqueísta de la vida, debemos aceptar que hay personas de espíritu bueno y personas de espíritu malo y aunque el espíritu, algo incorpóreo, etéreo y permanente, no se vea, es quien ejerce la mayor influencia sobre nuestra vida.

       Nosotros vemos el cuerpo porque es material, pero dejamos la estela de nuestro paso por todo lo actuado, de allí, que una gran tarea para los artistas marciales, es, no solamente la de fortalecer el espíritu sino la de mejorarlo, porque el espíritu, el alma, y no nuestro cuerpo, es quien va a trascender más allá de nuestra vida terrenal.

Leer más...

Disertación breve para la Charla y Debate del 27-11-2009 en “Ushuaia Libros”

En la introducción de otra obra en la cual estoy trabajando hace varios años, hago referencia al tema de la evolución de nuestra especie, viendo que en ámbitos de la ciencia se concluyó en que, el hombre de Neanderthal y el hombre Moderno se separaron hace aproximadamente 516.000 años y según los estudios, al menos el 99,5 por ciento del genoma del hombre Moderno y del de Neanderthal son idénticos. A partir de ello, me pregunto:
¿Por qué motivos aún hoy los seres humanos solemos resolver las diferencias de igual o peor forma que el más antiguo de nuestros congéneres de hace 100.000 años?
¿Pasarán miles de años más para que se establezca una clara y definida evolución mental y espiritual en la especie?,
¿Es esta lentitud en el crecimiento espiritual, parte de la estrategia de la evolución de la especie?

Leer más...

Suscribir al Boletin

Ultimos Tweets

Usuarios en Linea

Hay 36 invitados y ningún miembro en línea