Sobre la vida, la muerte y los problemas

En el orden natural de las cosas, la vida y la muerte no son algo que podamos controlar, así como no siempre podemos prever la aparición de los problemas. Una de las grandes bendiciones para el ser humano radica en la posibilidad de vivir en plenitud y morir en el momento justo. Es decir, vivir sabiendo que hay un tiempo justo para vivir y un tiempo justo para morir. Lo opuesto a ello, es un castigo.
De igual modo, sabido es que hay problemas que pueden ser evitados y en cambio hay otros que no pasan por nuestro control. Evitar la aparición de los primeros depende pura y exclusivamente de nuestras acciones u omisiones, y en el otro caso, tomemos el camino de la aceptación procurando el menor desgaste emocional posible.
Es por ello, un actuar inteligente, el tomar conciencia que muchos de los acontecimientos de nuestras vidas suceden como consecuencia de múltiples factores que no podemos controlar.
 

Suscribir al Boletin

Ultimos Tweets

Usuarios en Linea

Hay 44 invitados y ningún miembro en línea