A todo galope

Aferrado a las crines de mi cabalgadura,
raudo atravieso los ásperos escenarios
dando rienda suelta al potro de mis aventuras.
Cual jinete indómito que no se arredra
voy tratando de apresar el horizonte
de mi vida en esta y en otras tierras.
Fiero el deseo que me anima a taconear el vientre
de la bestia que sensible ya reacciona
sin anticipar un desenlace casi inminente.
Pero el buen jinete ha de tener presente
que no hay tarea más ardua y comprometida
que sofrenar el abierto galope de la mente.

Suscribir al Boletin

Ultimos Tweets

Usuarios en Linea

Hay 25 invitados y ningún miembro en línea